Los autónomos españoles que vivan en Irlanda y quieran volver, tendrán la posibilidad de acceder a las bonificaciones destinadas por cuenta propia para comenzar su actividad en nuestro país.

Tanto la Embajada Española en Irlanda como la Consejería de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social en Reino Unido han publicado el documento “Retorno a España desde Irlanda”. En este, se dan las pautas para poder acceder a ayudas destinadas a estos profesionales.

Este plan retorno empezará a ponerse en marcha en el año 2020. Además, cuenta con un presupuesto de 8.070.000 euros al año y se calcula que se podrán beneficiar de él unos 2.300 emprendedores.

Con ello, se calcula que el gasto medio por persona al año sería de 3.508,69 euros. El objetivo es facilitar los primeros pasos reduciendo así los costes que supone el inicio de la actividad. Así, se podrá ampliar  a este sector de autónomos las bonificaciones de la tasa mensual para trabajadores por cuenta propia.

Antes del regreso y hasta que la ayuda esté activa, el autónomo ha de realizar ciertas gestiones. El primer paso es comunicar el cese de actividad a la Seguridad Social y a las autoridades fiscales para evitar así posibles sanciones. También debe comunicar el nuevo domicilio en España, por si tuviera que recibir notificaciones, así como solicitar la baja en el pago de impuestos e IVA (VAT).

Por otro lado, los que utilicen un nombre de empresas tiene que notificar también a la Oficina de Registro de Empresas. Es esencial salir del país con todos los pagos al día. Por ello, hay que entregar el formulario P50 con el que se comunica su marcha y se solicita una revisión de los pagos efectuados.

Si se da el caso de que Irlanda tenga que realizar otra notificación, se ha de utilizar el domicilio de España facilitado por el autónomo. En caso de no haber dado ninguno se enviará al que consta en Irlanda,lo que puede ocasionar sanciones si no se responde a estas notificaciones.

Dejar respuesta